Informes y notas de ganadería

Entradas

Exportación

Se estancó el proceso de recuperación del rodeo bovino iniciado en 2011

Las exportaciones argentinas de carne vacuna durante abril de 2015 se ubicaron en volúmenes significativamente inferiores a los registros de marzo; sin embargo, se ubican en niveles moderadamente superiores a los observados durante el cuarto mes de 2014.

Respecto al mes anterior, las exportaciones tuvieron una variación negativa en los volúmenes del (-13,5%); y, en la comparación interanual, se mostraron en niveles superiores a los de abril de 2014, creciendo cerca de un (+9,2%), considerando los volúmenes embarcados en toneladas peso-producto (no se incluyen menudencias y vísceras).

Los embarques de cortes enfriados, congelados, y carne procesada correspondientes a abril de 2015 totalizaron 11.7941 toneladas peso producto, por un valor cercano a 75,3 millones de dólares.

El precio FOB promedio por tonelada fue de U$S 8.932 para los cortes enfriados sin hueso; y de U$S 4.617 para los cortes congelados sin hueso. Los precios han sido levemente superiores a los registrados durante el último marzo para los cortes enfriados pero cayeron moderadamente, (-4,8%), para los cortes congelados.

Los aproximadamente 75,3 millones de dólares ingresados por exportaciones de carne vacuna en abril de 2015 resultaron (-14,7%) inferiores a los 88,3 millones de dólares obtenidos en marzo último; y también resultaron inferiores, (-14,4%), en relación a los aproximadamente 87,9 millones que se habían registrado en abril de 2014.

El precio promedio de exportación del cuarto mes del año 2015 es significativamente inferior, (-21,6%), al observado a lo largo del mes de abril del año 2014; y resultó levemente inferior, (-1,3%), al registrado en marzo de 2015.

Como consecuencia de la tendencia negativa de los precios, que tuvieron una variación del (-21,6%) al comparar los meses de abril de los últimos dos años, una expansión interanual del (+9,2%) en los volúmenes exportados se tradujo en una caída significativa, del (-14,4%) en el valor obtenido.

La República Popular China resultó el principal destino, en volumen, para la carne vacuna argentina durante los primeros cuatro meses del año 2015 con aproximadamente 13,1 mil toneladas, seguido por Chile, 9,0 mil toneladas; y luego por Israel, 7,2 mil toneladas.

En cuanto al valor de las divisas ingresadas, el principal mercado durante los primeros cuatro meses del año 2015 ha sido Alemania, que representa un (26,3%) del valor total exportado de carne vacuna enfriada, congelada y procesada en el periodo, seguido por China (17,5% del total), y Chile (15,1%).

Si se comparan los embarques de los primeros cuatro meses del año 2015 con los correspondientes al mismo período del año anterior, estos mostraron un comportamiento expansivo en relación a los niveles de actividad que se habían registrado en los principales destinos durante aquel período. Los destinos de China, Israel y Arabia Saudí crecen significativamente; en los destinos europeos, Alemania, los Países Bajos e Italia, también se observan importantes tasas de crecimiento de las exportaciones argentinas, y los mercados de Chile y Brasil crecen de forma más atenuada. Solo se observan caídas, de magnitud significativa, en los destinos de Rusia y Hong Kong.

Las mayores tasas de crecimiento de los volúmenes en relación a los registrados durante los primeros cuatro meses del año 2014 se observan en el mercado de China, (+257%), en Israel (+31%), en los Países Bajos (+23%) y en Arabia Saudí, que multiplicó por 5 sus importaciones de carne bovina proveniente de Argentina.

En los primeros cuatro meses del año 2015, se exportaron 47,2 mil toneladas netas de carne bovina enfriada, congelada y procesada, es decir, un 36% más que las 34,7 mil que se habían despachado entre enero y abril de 2014. De esas 12,5 mil toneladas más que se exportaron, China aportó más de 9 mil, Israel 1,7 mil, y Arabia 0,8 mil.

GRÁFICO: Argentina – Exportaciones de carne enfriada, congelada y procesada desde enero hasta abril 2015 – Destinos de los volúmenes exportados

El valor de las exportaciones de carne vacuna obtenido en abril de 2015 mostró una caída significativa, del (-14,7%), con respecto al mes anterior, que resultó de mayor magnitud que la contracción del (-13,5%) mostrada por los volúmenes. En relación al tercer mes del año, durante abril, se observaron precios con una leve tendencia a la baja, (-1,3%).

Dentro de la Unión Europea, en Alemania, se dio entre abril de 2014 y el cuarto mes del año 2015 un escenario de precios con tendencia decreciente, que mostraron una variación negativa significativa, (-27%). En Israel, los precios mostraron caídas más atenuadas al comparar los meses de abril de los últimos dos años (-3,7%); mientras que en el caso de Chile, los precios tuvieron una moderada caída interanual del (-5,6%). En China se observa una caída de los precios promedio cercana al (-9%) en los últimos doce meses; mientras que en Rusia los precios caen un (-27%) en el mismo período de tiempo.

Si analizamos el tipo de mercadería embarcada en abril de 2015, se observa, en relación al mes anterior, un comportamiento decreciente de los volúmenes exportados de carne enfriada (-11,7%); y una caída significativa de los volúmenes exportados de carne congelada sin hueso (-14,6%). En abril de 2015, no se registraron ventas al exterior de productos termoprocesados y conservas.

Fuente: FIFRA Informa

Ganadería

Ganadería: reducción de stock y menor rendimiento en la región

Existencia bovina y rentabilidad en la provincia de Córdoba. Las razas predominantes en nuestro norte cordobés.

Según los últimos datos recabados, nuestra provincia cuenta con 4.681.786 vacunos en la actualidad. No obstante, el stock viene achicándose en todas las regiones a comparación de años atrás. Hace una década, Córdoba tenía casi 7.000.000 de cabezas, es decir, un 30% más. Es realmente significativa la diferencia.

La disminución del stock se debe básicamente a cuestiones de rentabilidad. Hay campos que han dejado de ser ganaderos para convertirse en lotes agrícolas. Pero no creo que la agricultura sea la única causa. Otros agravantes han sido los incendios y sequías de los últimos años. Es decir, hay mucha hacienda que se ha perdido debido a estos últimos fenómenos.

Por otro lado, se está transformando el sistema de producción de invernada. Cada vez es más común el engorde a corral y los feedlots. Es decir, pequeñas superficies en donde se encierra gran cantidad de animales por metro cuadrado. De hecho, hay zonas que están vacías, despobladas. Tal es el caso de las Sierras Chicas, donde antes había muchísima más hacienda.

Más allá de esto, hay un retorno a la ganadería en la región, pero se trata de un proceso de recuperación que se está dando lentamente. Lo positivo es que la gente está empezando a transformar el maíz en alimento bovino; se le está dando un mayor valor agregado al grano en origen.

La realidad nos indica que no tenemos un alto rendimiento de nuestros rodeos de cría. De hecho, la taza de destete no supera el 60% en promedio. Con esto quiero decir que una vaca pare un ternero cada dos años.

En ese sentido, hay varias cosas que deberíamos corregir para que la ganadería vuelva a ser una actividad rentable. Por un lado, el productor debe asegurar una alimentación balanceada para su rodeo. Si el animal no come bien, deja de producir. Por otro lado, hay que contar con buenas prácticas de manejo y apuntar a la sanidad. Es decir, llevar un control de las enfermedades de acuerdo al protocolo sanitario establecido.

Según el último informe que realizó la SRJM, el 70% de los productores tiene menos de 100 cabezas y la tendencia -la media- son productores de 50 vacas. En el año, a esta persona le ingresan no más de $120.000 en bruto. Si bien tiene cierto respiro hoy por hoy, vive con lo justo. Es decir, además de los gastos comunes -luz, gas y agua-, debe costear el funcionamiento de su establecimiento: combustible, alambres, vacunas, postes, etcétera. Está complicado…

Las razas predominantes en el norte cordobés

La raza que prevalece en la región de sur a norte de la provincia, contra las sierras, es Angus principalmente. En tanto, en el área norte hay un mayor predominio de Brangus y Braford. También hay una destacada cantidad de rodeos Hereford. En el caso de la raza Limousin, solo hay algunos rodeos al norte de Córdoba.

Creo que no hay una raza bovina que sea mejor que otra en términos de genética y terneza de la carne, sino que es cuestión de gustos. Pero si yo tuviera que ser criador, elegiría Angus por tener una mayor capacidad de adaptación en la zona. En el caso de tener un campo muy duro por cuestiones climáticas o sanitarias, criaría Brangus o Braford. Pero no desmerezco a ninguna raza; cada una tiene sus virtudes.

Autor: Méd. Vet. Héctor Farina, coordinador de Asuntos Ganaderos de la SRJM

Vacas

Verdeos, eslabón relegado en la cadena forrajera

Recomendaciones sobre fertilización, calidad e integración dentro de la oferta nutricional.

El clásico pastoreo directo de los verdeos como única dieta, su combinación con silajes de sorgo o maíz en “autoconsumo” viene en aumento, especialmente en las zonas subhúmedas y semiáridas. Como los silajes son típicamente deficientes en proteína, su complemento con pastoreo de verdeos o pasturas con mayor contenido proteico posibilita armar un sistema simple, de dieta balanceada, que permite lograr buenas ganancias de peso en recrías y engordes a campo.

Otra alternativa de utilización más reciente consiste en la sustitución de silajes convencionales por otros de cereales menores. Suele decirse que en calidad del silaje la cebada a veces supera algo al trigo, avena o triticale, pero todos representan variantes novedosas a considerar en la utilización de estos recursos.

 

Pastura invernal

En primer lugar, se recomienda realizar un análisis de suelo para estimar el aporte de nutrientes que este le puede ofrecer al cultivo. Los principales elementos a considerar son fósforo (P), nitrógeno (N) y azufre (S). La necesidad de fertilizar con P en general es deducible de la provisión general del elemento de cada región e incluso por la historia cultural de los lotes. Al nitrógeno se lo reconoce más ampliamente como un elemento clave para lograr buenas acumulaciones de biomasa. No obstante, para obtener buenas eficiencias de uso, el nivel de fertilización debe ajustarse según la reserva de agua en el perfil, las condiciones del lote o las probabilidades de precipitaciones de una zona.

El azufre (S) se caracteriza por presentar una dinámica muy similar a la del N y sus deficiencias han sido descriptas, con mayor frecuencia, en suelos arenosos con bajo contenido de materia orgánica así como en suelos degradados con disminuciones marcadas en su fracción orgánica o en ambientes de larga historia agrícola sojera.

 

Calidad en la dieta

En un sentido integral, la calidad de un forraje está dada por dos componentes que son sus características composicionales y la capacidad de lograr consumos adecuados. En la práctica, cuando se habla de “calidad”, generalmente se está pensando en el primer componente y, como tal, para verdeos cuenta su porcentaje de materia seca (MS), la digestibilidad y los contenidos de proteína (PB) y fibra (FDN).

En particular, el contenido de FDN, puede darnos una idea sobre su digestibilidad, la cual puede comprometerse cuando los valores de FDN superan el 50%.

Más recientemente, se ha puesto el foco sobre una adecuada relación entre la PB y los carbohidratos (energía), rápidamente disponibles para las bacterias del rumen y, en este sentido, conocer el nivel de carbohidratos solubles (CHS) puede solicitarse en un análisis químico.

Esto se relaciona con el hecho de que en los crecimientos iniciales un verdeo podría tener altos niveles de proteína, buena digestibilidad y baja fibra, pero generar ganancias de peso discretas.

En esos casos, un bajo contenido de MS asociado a bajos consumos, desbalances entre proteína y energía de rápida disponibilidad para las bacterias ruminales, han sido involucrados en este problema. Como elemento corrector, se puede apelar a la suplementación con reservas de calidad o granos.

 

Análisis de la pastura

En la medida de lo posible se recomienda el análisis, siempre y cuando se obtengan resultados en tiempo “real” para actuar en consecuencia. Siempre hay que tener presente que las pasturas son estructuras dinámicas. El contenido de PB de un primer crecimiento podría ser alto, pero la provisión de nitratos puede agotarse y la PB del último rebrote, descender a la mitad o menos del valor inicial. Por otra parte, al usar un verdeo como oferente proteico para potenciar un silaje, si los tenores de los rebrotes del verdeo son muy bajos, este efecto complementario no se va lograr y la respuesta animal puede resultar mediocre, sobre todo en animales jóvenes.

 

Especies

La avena siempre ha sido cereal forrajero invernal más difundido en el país, en diversas regiones ganaderas. Por su parte, el centeno, apreciado por su rusticidad, tiene mayor aceptación en áreas con limitaciones climáticas o edáficas, especialmente en la región semiárida pampeana. En cambio, el triticale concentra propiedades de rusticidad con buena calidad de forraje. En los ambientes más húmedos, el raigrás puede ser la especie elegida, la cual cuenta con un portafolio varietal de variadas características.

Por lo tanto, atendiendo a estas consideraciones se debiera planificar qué materiales sembrar y la secuencia de pastoreo si contamos con diferentes recursos. Las cebadas y las avenas deben comerse temprano para tratar de asegurar un rebrote cuando las temperaturas todavía no son muy bajas.

Los centenos tienen riesgos de encañar tempranamente en otoños cálidos y primaveras anticipadas por eso debe vigilarse su estado fenológico, acelerando los pastoreos cuando tiendan a encañar. Por otro lado, el triticale y los raigrases son más plásticos para acumular forraje en el lote sin perder demasiada calidad. En la mayoría de las situaciones resulta muy apropiado realizar un pastoreo rotativo planificando franjas, en lo posible para 1-5 días de ocupación. Esto permite controlar el pasto ofertado, evitar desperdicios y estimar mejor la duración de un período de crecimiento del recurso.

Resumen de un trabajo del autor, ingeniero agrónomo del INTA Marcos Juárez.

 

Autor: Andrés Kloster

Drone

Apps para smartphones, GPS y drones, cada vez más habituales en el campo

Informe del INTA sobre las nuevas tecnologías que llegan al campo argentino.

Aplicaciones para teléfonos celulares, geoposicionamiento y equipos voladores no tripulados son algunas de las nuevas tecnologías que generan información, colaboran con la toma de decisiones y facilitan las prácticas agrotécnicas, destaca un informe del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

El organismo recordó que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, en inglés) destaca el proceso de transformación que vive la agricultura del siglo XXI en el que el acceso a la información y a las modernas tecnologías de la comunicación resulta una necesidad para los agricultores de todo el mundo, en especial para los de los países en desarrollo.

En este contexto, el INTA trabaja en numerosas herramientas tecnológicas que lo instalan como desarrollador y facilitador para que las poblaciones rurales accedan a distintos servicios de información y comunicación que mejoren su calidad de vida.

Así, hoy es posible que un productor visualice desde su celular o tablet lo que sucede en su campo, comande equipos a distancia y acceda a mapas de rindes, aplicación y siembra en tiempo real; o acceda a fotografías aéreas y satelitales, mapeos de suelos y sensores de índice verde.

El informe en cuestión fue publicado en la Revista RIA, una publicación oficial del INTA.

Estos instrumentos colaboran con la toma de decisiones y facilitan las prácticas agrotécnicas, aseguró Ricardo Bartosik -coordinador nacional del Proyecto de Eficiencia de Poscosecha (Precop)-.

En esta línea, la FAO advierte sobre las consecuencias de no contar con infraestructura adecuada de acceso: “Esto puede hacer la diferencia para un país o localidad, en cuanto a las oportunidades de desarrollo generadas a partir de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación)”.

El geoposicionamiento habilitó el desarrollo de novedosas tecnologías en el ámbito agropecuario por parte del INTA, como SEPA móvil, una aplicación para dispositivos móviles que permite obtener datos sobre el clima, la topografía, los suelos y el estado del cultivo en una determinada campaña de un campo.

Según especificó Carlos Di Bella “director del Instituto de Clima y Agua del INTA e ideólogo de la herramienta junto a Alfredo Campos, investigador”, el dispositivo calcula la posición geográfica y obtiene información a través de la red 3G, Wi-Fi, GPS o de una lista predefinida de ubicaciones.

“Entre los datos que pueden consultarse, se destacan la cantidad de precipitaciones registradas en la última semana, mes o semestre, la temperatura, la altura y la pendiente topográfica”, indicó Di Bella.

Una reciente incorporación es la de los equipos voladores no tripulados, conocidos como drones, que permiten realizar en tiempo real el seguimiento y desarrollo de los cultivos, y hasta monitorear el desplazamiento del ganado.

Drones-un-aliado-de-precision-para-el-campo2

Según el equipamiento, “estos equipos pueden detectar malezas sobre rastrojos, estimar rindes, daños por heladas y pérdidas por granizo, realizar un seguimiento del cultivo a partir de imágenes multiespectrales, detectar enfermedades, insectos, malezas en el cultivo y hasta el desplazamiento del ganado”, señaló Andrés Méndez, técnico del INTA Manfredi.

Por otro lado, la integración de dispositivos de geoposicionamiento global -GPS- permitió direccionarlos bajo un recorrido preestablecido y no depender de la pericia del piloto que lo maneja desde tierra con un control remoto.

Por su parte, los técnicos del INTA Balcarce desarrollaron Airear Granos, una aplicación para celulares y tablets que, mediante el geoposicionamiento, recupera la información del clima sumado al pronóstico de los próximos 10 días y, en función de esos datos, calcula cuál es el mejor momento para prender los ventiladores del silo.

De acuerdo con Alejandro Crisafulli, responsable de Nuevas Tecnologías de Información y Comunicación del INTA, “Airear Granos fue hecha para plataformas Windows Phone Mobile y se puede bajar de manera gratuita desde el mercado de aplicaciones de Windows”.

Por último, existe Silvo INTA, otra aplicación para dispositivos móviles que permite registrar datos forestales y consultar los resultados acumulados en forma inmediata desde el lugar del relevamiento.

“Esta App, surgió para resolver la necesidad de aplicación de criterios de corte, asistir a la toma de decisiones sobre qué árboles cortar y mejorar el control que se tiene sobre este tratamiento”, explicó el responsable del proyecto, Marcelo Navall, técnico del INTA Santiago del Estero.

 

Fuente: La Voz del Interior

Frigorífico 2

Argentina desapareció del ranking de exportación de carne

El año pasado, lejos parecía haber quedado la época del “granero del mundo”, ya que las medidas proteccionistas del gobierno nacional estaban privándolo de uno de los principales productos de exportación de la Argentina: la carne.

Es que, si bien según el Departamento de Agricultura de EEUU (USDA), nuestro país era el mayor exportador de carne en la década del 30 y el tercero hace una década, esos eran otros tiempos, ya que la Argentina se ubicaba en el undécimo puesto, por detrás de Bielorrusia. Pero ahora, directamente, desapareció del ranking.

Sin título-1

El USDA publicó la primera proyección del comercio mundial de carne vacuna para este año, y es la India la que pasaría a liderar cómoda el primer puesto en el ranking mundial con ventas externas proyectadas por 2.40 millones de toneladas (peso carcasa).

En segundo, tercer y cuarto lugar se ubicarían Brasil, Australia y EE.UU. con 2.00, 1.59 y 1.09 millones de toneladas respectivamente.

Luego aparecen en el ranking Nueva Zelanda (555.000 toneladas), Paraguay (440.000), Uruguay y Canadá (cada uno con 375.000 toneladas), Unión Europea (310.000), Belarús (225.000) y México (210.000).

“La Argentina, que en 2004 llegó a tener una participación del 9.2% en el comercio mundial de carne bovina, prácticamente desapareció de la escena luego de la destrucción de la industria cárnica exportadora promovida por las políticas intervencionistas de la administración kirchnerista (la cual, además de liquidar decenas de miles de empleos, dilapidó uno de los principales capitales simbólicos del país)”, afirma el diario Valor Soja.

Las cifras del USDA muestran que las exportaciones de carnes rojas vienen creciendo de manera significativa: de 8.13 millones de toneladas en 2012 a 9.12 millones en 2013 para pegar un nuevo salto de 10.00 millones en 2014 (para 2015 se proyecta una cifra de 10.200 millones).

Tal fenómeno se explica por un progresivo crecimiento del consumo de carne vacuna en las naciones asiáticas (fundamentalmente en China).

El año pasado, la exportación fue 60% inferior a la de 2005, cuando Argentina era aún un jugador clave del mercado.

 

Fuente: Tribuna de periodistas

Frigorífico

Por retenciones y caída de las exportaciones, ya cerraron 150 frigoríficos en el país

La tendencia comenzó en 2008 y se acentuó en los últimos tres años con la salida de grandes empresas brasileñas. Muchas plantas son cooperativas que operan tres días a la semana y sólo 50 de 200 son rentables.

La ganadería argentina se encuentra en jaque. El stock bovino cae, el país pierde posiciones en el mercado global y cada vez vende menos al mundo. La suspensión de las exportaciones de carne desde 2006 para bajar los precios en el mercado interno desgastó a un sector que sintió el golpe más fuerte en los últimos seis años. Unas 150 plantas frigoríficas cerraron sus puertas desde 2008 hasta la actualidad, según un informe que publicó Ateneo Carbap, la asociación juvenil de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa.

“Esto implica que unos 17.000 empleados del sector se quedaron sin trabajo en ese período”, especificó Raúl Berrueta, secretario de la asociación. En diálogo con Infobae, aseguró que se produjo “mucho ruido” en 2012 con el cierre en Venado Tuerto de Swift –subsidiaria de la brasileña JBS-, una compañía con 549 empleados. “Luego comenzaron a cerrar los frigoríficos más chicos de 80 a 100 empleados”, agregó.

Marfrig, la tercera procesadora de carne más grande de Brasil después de JBS y Brasil Foods, desembarcó en 2006 con la compra de Argentine Breeders and Packer (AB&P) en Santa Fe. Un año más tarde acordó la adquisición del 70% de Quickfood. En 2011, vendió la empresa que hace los famosos paty a Brasil Foods en un proceso de desinversión para achicar sus operaciones. Y tras meses de conflicto, en agosto del año pasado finalmente cerró el frigorífico Estancias del Sur en Córdoba (que había adquirido en su etapa de expansión) y despidió a 500 empleados.

Ernesto Ambrosetti, economista jefe del Instituto de Estudios Económicos de la Sociedad Rural Argentina (SRA), explicó que las empresas brasileñas salieron a comprar frigoríficos en la Argentina entre 2005 y 2007 al calor de un país que crecía a tasas chinas. A pesar del escenario intervencionista en el sector, estos grandes players estimaron que la situación se iba a revertir. “Como esto no sucedió, pasaron los años, reestructuraron sus operaciones y cerraron sus plantas. No tenían suficiente stock para ser rentables”, dijo a Infobae.

Las primeras plantas que bajaron sus persianas fueron las exportadoras y los números oficiales dejan en evidencia el porqué. Las 200.000 toneladas de carne bovina que se vendieron al mundo en 2014 representan menos de la tercera parte de lo que se exportaba hace 10 años, según los datos del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa). Más tarde comenzaron a cerrar los frigoríficos dedicados al consumo interno.

Atrás quedaron los grandes ingresos de divisas en años récord como 2005, cuando se vendieron 771.000 toneladas y el país se ubicó en el tercer puesto entre los exportadores del mercado mundial. Paso a paso y sin detener el ritmo, el país cayó en el ranking hasta la 13º posición. “Nos pasó Bielorrusia, un país que en superficie entra 13,3 veces en la Argentina”, comparó Ambrosetti.

 

Más de una causa

“De los 200 frigoríficos que hoy están oficialmente inscriptos, sólo 50 trabajan a nivel rentable”, dijo a este medio Silvio Etchehun, secretario General del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Carne y sus derivados del Gran Buenos Aires (Sigcba). Para sostener niveles de rentabilidad, una planta debe faenar más de 6.000 animales en un mes. Hay 96 frigoríficos que no son rentables y 54 que no producen. Otro dato preocupante se suma al contexto actual. “De los 200 frigoríficos, sólo 60 funcionan cinco días a la semana y el resto son cooperativas que operan tres jornadas”, adhirió.

Etchehun había anunciado a fines de diciembre el sorpresivo cierre simultáneo de plantas y la caída de 3.000 contratos temporales. Las empresas que dispusieron la suspensión de las operaciones fueron Gorina, Friar, Arre Beef, Importadora y Exportadora de la Patagonia, Compañía Bernal, Carnes Pampeanas y JBS Argentina.

Según un relevamiento del sindicato al que accedió Infobae, se perdieron 2.500 puestos de trabajo en 2014. Junto a Estancias del Sur, el cierre de la planta de Quickfood en Martínez y del frigorífico Carnes Huinca en Córdoba fueron los de mayor repercusión.

El país exporta sólo el 6% de la producción anual, pero la suspensión de las ventas al mundo que se inició en 2006 con el ex secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, no sólo falló en evitar una disparada de los precios internos, sino que se combinó con otros factores que nublaron aún más el panorama. Un año antes, el ex presidente Néstor Kirchner había subido las retenciones a la carne de un 5% a un 15% para frenar la inflación en los cortes. En algunos períodos, el Gobierno directamente cerró estas exportaciones.

Lejos de ser exitosas, estas decisiones fueron parches que no solucionaron un problema de fondo en la economía argentina: la inflación. A su vez, la política oficial de anclar el tipo de cambio para que una devaluación del peso no se trasladara a los precios generó un retraso cambiario y en consecuencia, las economías regionales perdieron competitividad. “La inflación también produjo un aumento en los costos de producción y desarrolló una fuerteconflictividad gremial”, destacó Ambrosetti.

 

¿Y yo sigo siendo el rey?

La situación de la ganadería en la Argentina generó un detrimento en la calidad. Por séptimo año consecutivo no se cumple con la cuota Hilton, un cupo asignado para exportar cortes de carnes de alta calidad –como el lomo- a la Unión Europea (UE). Mientras que debía destinar 30.000 toneladas de carne de alto valor en 2014, cumplió sólo con 21.400 toneladas. Esto significó una pérdida de ingresos por U$S134 millones.

“El incumplimiento de la cuota Hilton ha llevado a que países como Paraguay, Uruguay y Nicaragua nos superen en exportación de carne”, dijo Berrueta. Un informe de la Universidad Católica Argentina (UCA) estimó que la Argentina perdió ingresos de divisas por U$S10.000 millones en los últimos nueve años en exportaciones de carne vacuna.

Paraguay vende al mundo casi el doble de carne que la Argentina y se ubica como el sexto exportador global de carne. En la actualidad se faenan 13 millones de cabezas por año, pero Etchehun aseguró que los frigoríficos pasaron de sacrificar animales de 320 kilos en 2006 a 240 kilos promedio en 2014. “El engorde del animal lleva más años y no es rentable para las empresas”, dijo. Los primeros cinco puestos lo ocupan Brasil, India, Australia, Estados Unidos y Nueva Zelanda.

En búsqueda de la deseada rentabilidad, Ateneo Carbap confirmó que unos 30.000 productores ganaderos abandonaron la actividad en la última década. ¿Qué pasó con esas tierras? Alquilaron sus campos o derivaron sus tierras a la agricultura para la producción de trigo, maíz o soja. La corona de rey de la carne que la Argentina solía ostentar perdió el brillo con el paso del tiempo, y fuera del “top ten” mundial, el título le queda grande.

 

Fuente: Infobae

Parasitosis

Control de parásitos internos en invernada: entre el exceso de lluvias y la resistencia a los antiparasitarios

En el informe se advierten las condiciones climáticas -agravadas en estas semanas- que propician dificultades para el control de parasitosis gastrointestinal de los terneros. A la vez se advierte la creciente resistencia a antiparasitarios.

En la región pampeana central, durante marzo y abril las condiciones climáticas suelen ser muy favorables para el desarrollo de la parasitosis gastrointestinal de los terneros. Cuando el control es deficiente, ocurre una importante multiplicación de las poblaciones parasitarias en los primeros meses de invernada. El exceso de precipitaciones de fines del verano, genera niveles de contaminación de las pasturas y animales excepcionalmente altos y demanda particular atención para el control.

El examen, que continúa basado en el uso de drogas antiparasitarias, enfrenta hoy la dificultad de alcanzar niveles de eficacia compatibles con altos estándares de productividad sin caer en un exceso de desparasitaciones. Esta restricción está dada por la creciente resistencia de los parásitos a los antiparasitarios, que impide obtener resultados satisfactorios al aplicar determinadas drogas de uso masivo y genera complicaciones en el manejo y problemas productivos en los rodeos de los sistemas afectados.

El desafío de alcanzar eficacia y sustentabilidad en el control, requiere asesoramiento profesional para evaluar si el sistema tiene resistencia a los antiparasitarios que utiliza y elaborar una intervención adecuada a sus necesidades. En la práctica, esto se resume en: 1) evaluar la eficacia de los tratamientos realizados y 2) hacer un seguimiento planificado de las tropas mediante el sencillo análisis de materia fecal y decidir la aplicación de los antiparasitarios según los resultados y el manejo.  El uso de los antiparasitarios sin conocimiento de las condiciones de parasitosis de los animales y de sus eficacias conduce inevitablemente a la generación de resistencia hacia una o más drogas y a menor productividad por ineficacia de los tratamientos.

Para tener en cuenta:

  • El actual exceso de lluvias posibilita un mayor nivel de parasitosis durante el inicio del otoño en los sistemas pastoriles.
  • Es imprescindible la participación del asesor veterinario en el planteo de control.
  • En sistemas pastoriles y a corral, es necesario conocer  la eficacia de los antiparasitarios en uso.
  • En los planteos pastoriles, se recomienda el control con seguimiento basado en análisis de materia fecal.
  • El desmanejo de los antiparasitarios lleva rápidamente a la generación de resistencia y de pérdidas productivas.

 

Autor: Carlos Oscar Descarga (EEA Marcos Juárez)