Entradas

maiz

El maíz 2015/16 suma 300.000 hectáreas, aunque no logra alcanzar a la campaña anterior

Las expectativas políticas-económicas por parte de los productores, ante el cambio de gobierno, permitieron mejorar las intenciones de siembra en maíces tardíos o de segunda, estimando una superficie de MAIZ 2015/16 de 1,4 mill. de has., un 20% inferior al ciclo 2014/15, de acuerdo al relevamiento de la primera quincena de diciembre. Para el cultivo de SOJA, se produce una leve reducción del área en comparación a la estimación de octubre, alcanzando las 5,2 mill. de has, como resultado del reajuste explicado anteriormente.

Valores de producción. Cultivos Invernales 2015

En TRIGO, se están cosechando buenos rindes pero de baja calidad. Con un avance del 55%, se estima que la producción del cereal en Córdoba se ubicaría en 2,47 mill. de toneladas para la campaña 2015/16, un 29 % menor al tonelaje obtenido durante el ciclo anterior, debido principalmente a una caída del 30% del área triguera.

En cuanto a GARBANZO,  el avance de cosecha en Córdoba es del 50%, estimándose un aumento de producción del 26% equivalente a 32.400 toneladas. Los reportes indican una calidad de cosecha buena.

Fuente: Bolsa de Cereales de Córdoba
Cosecha soja(2)

La cosecha de soja entra en la recta final en la zona núcleo

Se trilló el 85% del área total y el rinde promedio continúa siendo récord, alcanzando los 4.400 kilos por hectárea.

La cosecha de soja de primera continúa a paso firme en la zona núcleo y ya se recolectó el 85% del área total del cultivo. A pesar de que se dieron algunas precipitaciones durante la semana pasada que retrasaron la trilla de la oleaginosa, el rinde promedio no sufrió variaciones y sigue siendo récord, alcanzando 4.400 kilos por hectárea, según indicó la Bolsa de Comercio de Rosario.

En concreto, la entidad destacó que los mayores rindes promedio en soja se están logrando en Santa Fe y Córdoba. “Si bien se notó en las últimas dos semanas que la incorporación a la cosecha de los lotes sembrados en la segunda semana de noviembre tenían valores menores a los esperados, este efecto sólo se ha marcado notoriamente en el norte bonaerense”, informó la Bolsa rosarina.

Por su lado, la entidad aseguró que la cosecha de soja de segunda alcanzó al 35% de los lotes y el rinde continúa en 3.900 kilos por hectárea.

 

Fuente: Clarín

Cosecha soja

Bajar el peso de los equipos, una opción en lotes anegados

Al igual que sucedió durante la campaña pasada, la actual cosecha se presenta con buenas expectativas de rendimientos, pero con una gran preocupación por el piso que se va disponer a la hora del ingreso de los equipos a los lotes. 

Al igual que sucedió durante la campaña pasada, la actual cosecha se presenta con buenas expectativas de rendimientos, pero con una gran preocupación por el piso que se va disponer a la hora del ingreso de los equipos a los lotes. A este escenario ya consumado se suma que los pronósticos climáticos para los próximos meses, durante la cosecha, indican altas posibilidades de precipitaciones.

“Bajo esta situación, el objetivo es aumentar la flotabilidad y transitabilidad de los equipos de cosecha. Para ello habrá que reducir la presión específica (kilos por centímetro cuadrado) de los neumáticos sobre el suelo, existiendo para ello dos maneras de lograrlo. Una es disminuir el peso de la cosechadora, y la otra es aumentar el ancho y el largo de pisada del tren delantero y trasero de las cosechadoras”, recomiendan los técnicos del INTA Manfredi, Juan Giordano, Mario Bragachini, Federico Sánchez y Gastón Urrets Zavalía.

Si la opción es reducir el peso de las cosechadoras que ingresan al lote con exceso de agua, las alternativas surgen por utilizar equipos de clase tres (menos de 180 HP de potencia) y cuatro (entre 180 y 214 HP), los cuales en su mayoría poseen sistema de trilla convencional.

Según los técnicos de la experimental, estas máquinas presentan un peso en el tren delantero que no supera los 10 mil kilos.

“Si tenemos la precaución de no superar el 50 por ciento de llenado de la tolva durante la cosecha, podemos lograr una buena flotabilidad. Estas máquinas no suelen estar equipadas con neumáticos radiales lo que disminuiría la presión específica que aplicamos contra el suelo. Una opción es colocar duales en el tren delantero de 30,5 x 32, o sea duplicar el neumático normal de la cosechadora”, sugieren.

 

Ajustes

Además de observar el peso de la cosechadora, la tarea de recolección en piso encharcado exige un especial mantenimiento en el cabezal para permitir un buen corte con alta velocidad de entre siete y ocho kilómetros por hora.

En el caso de máquinas del grupo clase seis en adelante (a partir de los 282 HP) se debe tener presente que una de las formas de flotar en terrenos con falta de piso es teniendo velocidad de paso.

“Las cosechadoras de los grupos menores, son más livianas pero poseen motores más limitados a su demanda final de potencia, en estos casos será necesario mantener una velocidad de avance hasta seis kilómetros por hora”, sugieren los técnicos del INTA.

Si la cosechadora está equipada con cabezal draper, el cual presenta un mayor peso, se le pueden adicionar rodados a la plataforma fijándolos en la viga inferior para que solamente trabajen en el momento del corte.

Para mantener la velocidad óptima de avance, será necesario una correcta regulación de los órganos de trilla y separación; además de un correcto mantenimiento de los batidores y/o preparación de mixtos (dientes y barras).

 

Neumáticos duales

Las cosechadoras deberán ser preferentemente con doble tracción y contar con neumáticos radiales duales o triales. Para mayor seguridad con rodados de alta flotación, sobre el eje delantero.

El eje trasero debería contar con neumáticos radiales duales o mejor aún de alta flotación. Esta observación se debe complementar con el llenado de la tolva de la cosechadora hasta la mitad de su capacidad y su descarga en cabeceras seguras.

Más allá de estas sugerencias, el problema de cosecha en los lotes con falta de piso no se resuelve solamente con una mejora en la transitabilidad y flotabilidad de la cosechadora.

“Se debe pensar cómo pasar el grano de la tolva de la cosechadora al autodescargable, lo cual requiere tener tractores y acoplados tolvas equipadas para tal fin, acorde al de la cosechadora”, aseguran los técnicos.

Las tolvas autodescargables también deben estar equipadas con rodados para alta flotación y los tractores deberán contar con doble tracción y neumáticos radiales duales.

El consejo es llenar las tolvas autodescargables hasta 75 por ciento de su capacidad y descargarlas sobre el camión pero fuera del lote.

 

Fuente: La Voz del Interior