Entradas

Exportación

Se estancó el proceso de recuperación del rodeo bovino iniciado en 2011

Las exportaciones argentinas de carne vacuna durante abril de 2015 se ubicaron en volúmenes significativamente inferiores a los registros de marzo; sin embargo, se ubican en niveles moderadamente superiores a los observados durante el cuarto mes de 2014.

Respecto al mes anterior, las exportaciones tuvieron una variación negativa en los volúmenes del (-13,5%); y, en la comparación interanual, se mostraron en niveles superiores a los de abril de 2014, creciendo cerca de un (+9,2%), considerando los volúmenes embarcados en toneladas peso-producto (no se incluyen menudencias y vísceras).

Los embarques de cortes enfriados, congelados, y carne procesada correspondientes a abril de 2015 totalizaron 11.7941 toneladas peso producto, por un valor cercano a 75,3 millones de dólares.

El precio FOB promedio por tonelada fue de U$S 8.932 para los cortes enfriados sin hueso; y de U$S 4.617 para los cortes congelados sin hueso. Los precios han sido levemente superiores a los registrados durante el último marzo para los cortes enfriados pero cayeron moderadamente, (-4,8%), para los cortes congelados.

Los aproximadamente 75,3 millones de dólares ingresados por exportaciones de carne vacuna en abril de 2015 resultaron (-14,7%) inferiores a los 88,3 millones de dólares obtenidos en marzo último; y también resultaron inferiores, (-14,4%), en relación a los aproximadamente 87,9 millones que se habían registrado en abril de 2014.

El precio promedio de exportación del cuarto mes del año 2015 es significativamente inferior, (-21,6%), al observado a lo largo del mes de abril del año 2014; y resultó levemente inferior, (-1,3%), al registrado en marzo de 2015.

Como consecuencia de la tendencia negativa de los precios, que tuvieron una variación del (-21,6%) al comparar los meses de abril de los últimos dos años, una expansión interanual del (+9,2%) en los volúmenes exportados se tradujo en una caída significativa, del (-14,4%) en el valor obtenido.

La República Popular China resultó el principal destino, en volumen, para la carne vacuna argentina durante los primeros cuatro meses del año 2015 con aproximadamente 13,1 mil toneladas, seguido por Chile, 9,0 mil toneladas; y luego por Israel, 7,2 mil toneladas.

En cuanto al valor de las divisas ingresadas, el principal mercado durante los primeros cuatro meses del año 2015 ha sido Alemania, que representa un (26,3%) del valor total exportado de carne vacuna enfriada, congelada y procesada en el periodo, seguido por China (17,5% del total), y Chile (15,1%).

Si se comparan los embarques de los primeros cuatro meses del año 2015 con los correspondientes al mismo período del año anterior, estos mostraron un comportamiento expansivo en relación a los niveles de actividad que se habían registrado en los principales destinos durante aquel período. Los destinos de China, Israel y Arabia Saudí crecen significativamente; en los destinos europeos, Alemania, los Países Bajos e Italia, también se observan importantes tasas de crecimiento de las exportaciones argentinas, y los mercados de Chile y Brasil crecen de forma más atenuada. Solo se observan caídas, de magnitud significativa, en los destinos de Rusia y Hong Kong.

Las mayores tasas de crecimiento de los volúmenes en relación a los registrados durante los primeros cuatro meses del año 2014 se observan en el mercado de China, (+257%), en Israel (+31%), en los Países Bajos (+23%) y en Arabia Saudí, que multiplicó por 5 sus importaciones de carne bovina proveniente de Argentina.

En los primeros cuatro meses del año 2015, se exportaron 47,2 mil toneladas netas de carne bovina enfriada, congelada y procesada, es decir, un 36% más que las 34,7 mil que se habían despachado entre enero y abril de 2014. De esas 12,5 mil toneladas más que se exportaron, China aportó más de 9 mil, Israel 1,7 mil, y Arabia 0,8 mil.

GRÁFICO: Argentina – Exportaciones de carne enfriada, congelada y procesada desde enero hasta abril 2015 – Destinos de los volúmenes exportados

El valor de las exportaciones de carne vacuna obtenido en abril de 2015 mostró una caída significativa, del (-14,7%), con respecto al mes anterior, que resultó de mayor magnitud que la contracción del (-13,5%) mostrada por los volúmenes. En relación al tercer mes del año, durante abril, se observaron precios con una leve tendencia a la baja, (-1,3%).

Dentro de la Unión Europea, en Alemania, se dio entre abril de 2014 y el cuarto mes del año 2015 un escenario de precios con tendencia decreciente, que mostraron una variación negativa significativa, (-27%). En Israel, los precios mostraron caídas más atenuadas al comparar los meses de abril de los últimos dos años (-3,7%); mientras que en el caso de Chile, los precios tuvieron una moderada caída interanual del (-5,6%). En China se observa una caída de los precios promedio cercana al (-9%) en los últimos doce meses; mientras que en Rusia los precios caen un (-27%) en el mismo período de tiempo.

Si analizamos el tipo de mercadería embarcada en abril de 2015, se observa, en relación al mes anterior, un comportamiento decreciente de los volúmenes exportados de carne enfriada (-11,7%); y una caída significativa de los volúmenes exportados de carne congelada sin hueso (-14,6%). En abril de 2015, no se registraron ventas al exterior de productos termoprocesados y conservas.

Fuente: FIFRA Informa

Ganadería

Ganadería: reducción de stock y menor rendimiento en la región

Existencia bovina y rentabilidad en la provincia de Córdoba. Las razas predominantes en nuestro norte cordobés.

Según los últimos datos recabados, nuestra provincia cuenta con 4.681.786 vacunos en la actualidad. No obstante, el stock viene achicándose en todas las regiones a comparación de años atrás. Hace una década, Córdoba tenía casi 7.000.000 de cabezas, es decir, un 30% más. Es realmente significativa la diferencia.

La disminución del stock se debe básicamente a cuestiones de rentabilidad. Hay campos que han dejado de ser ganaderos para convertirse en lotes agrícolas. Pero no creo que la agricultura sea la única causa. Otros agravantes han sido los incendios y sequías de los últimos años. Es decir, hay mucha hacienda que se ha perdido debido a estos últimos fenómenos.

Por otro lado, se está transformando el sistema de producción de invernada. Cada vez es más común el engorde a corral y los feedlots. Es decir, pequeñas superficies en donde se encierra gran cantidad de animales por metro cuadrado. De hecho, hay zonas que están vacías, despobladas. Tal es el caso de las Sierras Chicas, donde antes había muchísima más hacienda.

Más allá de esto, hay un retorno a la ganadería en la región, pero se trata de un proceso de recuperación que se está dando lentamente. Lo positivo es que la gente está empezando a transformar el maíz en alimento bovino; se le está dando un mayor valor agregado al grano en origen.

La realidad nos indica que no tenemos un alto rendimiento de nuestros rodeos de cría. De hecho, la taza de destete no supera el 60% en promedio. Con esto quiero decir que una vaca pare un ternero cada dos años.

En ese sentido, hay varias cosas que deberíamos corregir para que la ganadería vuelva a ser una actividad rentable. Por un lado, el productor debe asegurar una alimentación balanceada para su rodeo. Si el animal no come bien, deja de producir. Por otro lado, hay que contar con buenas prácticas de manejo y apuntar a la sanidad. Es decir, llevar un control de las enfermedades de acuerdo al protocolo sanitario establecido.

Según el último informe que realizó la SRJM, el 70% de los productores tiene menos de 100 cabezas y la tendencia -la media- son productores de 50 vacas. En el año, a esta persona le ingresan no más de $120.000 en bruto. Si bien tiene cierto respiro hoy por hoy, vive con lo justo. Es decir, además de los gastos comunes -luz, gas y agua-, debe costear el funcionamiento de su establecimiento: combustible, alambres, vacunas, postes, etcétera. Está complicado…

Las razas predominantes en el norte cordobés

La raza que prevalece en la región de sur a norte de la provincia, contra las sierras, es Angus principalmente. En tanto, en el área norte hay un mayor predominio de Brangus y Braford. También hay una destacada cantidad de rodeos Hereford. En el caso de la raza Limousin, solo hay algunos rodeos al norte de Córdoba.

Creo que no hay una raza bovina que sea mejor que otra en términos de genética y terneza de la carne, sino que es cuestión de gustos. Pero si yo tuviera que ser criador, elegiría Angus por tener una mayor capacidad de adaptación en la zona. En el caso de tener un campo muy duro por cuestiones climáticas o sanitarias, criaría Brangus o Braford. Pero no desmerezco a ninguna raza; cada una tiene sus virtudes.

Autor: Méd. Vet. Héctor Farina, coordinador de Asuntos Ganaderos de la SRJM