Informes y notas de agricultura.

Entradas

Con poca oferta, se mantuvo estable el valor de la soja en el mercado local

En una jornada que volvió a mostrar un bajo nivel de acuerdos entre las partes, el valor de la soja se mantuvo estable ayer en el mercado doméstico. Si bien buena parte de los vendedores comenzaron las negociaciones con un piso de $2350 por tonelada para la mercadería con entrega en el corto plazo, las fábricas se mantuvieron firmes en los $2300 para las terminales próximas a Rosario.

Dicho valor quedó nuevamente por encima de los $2201 por tonelada fijados como FAS teórico por el Ministerio de Agricultura de la Nación. Esta situación responde solo a la necesidad de mercadería que evidencian algunas fábricas, que solo en los casos en los que el vendedor compromete lotes importantes acceden a pagar un plus ($20/30) por encima de la oferta vigente en la plaza.

Acerca de la soja con entrega diferida, correspondiente a la cosecha 2014/2015, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) indicó que no hubo ofertas abiertas en su recinto de operaciones. Pero en negocios directos los compradores mostraron disposición a pagar 250 dólares por tonelada con entrega en la primera semana del mes próximo; 245 dólares por mercadería con descarga durante la segunda semana, y 235 dólares para el resto de marzo. La soja con entrega entre abril y mayo osciló de 230 y 232 dólares.

En el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), la posición febrero de la soja perdió un dólar y cerró con un ajuste de 269 dólares por tonelada, en tanto que el contrato mayo sumó U$S 0,10 y concluyó la rueda con un precio de 234,60 dólares.

Ayer, el agregado agrícola del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) en la Argentina estimó la cosecha local de soja 2014/2015 en 57 millones de toneladas, por encima de los 55 millones previstos por el organismo en su reporte oficial de enero. El nuevo informe de oferta y demanda de granos en el nivel mundial será difundido el martes próximo. En él, USDA no necesariamente tomará en cuenta el dato relevado por su delegado.

En la Bolsa de Chicago, luego de operar durante buena parte de la rueda con signo positivo, la soja sumó ayer la quinta rueda bajista consecutiva. Las posiciones marzo y mayo de la oleaginosa resignaron U$S 0,55 y terminaron la rueda con ajustes de U$S 352,56 y de 355,04 dólares por tonelada.

El avance de la cosecha de soja en Brasil, donde aún no hay certeza sobre el impacto que tuvo la falta de lluvias durante enero en el potencial de rinde de los cultivos (como se amplía por separado), y las buenas condiciones climáticas vigentes en las principales zonas productoras de la Argentina fueron los fundamentos bajistas de la jornada.

Lo que ocurra en las próximas jornadas con el clima en Brasil, donde resultan imprescindibles nuevas lluvias para evitar mayores pérdidas, y las proyecciones de cosecha que se irán difundiendo en la previa del informe mensual del USDA influirán sobre los precios.

 

Maíz y trigo

Los precios del maíz se mantuvieron sostenidos ayer en el mercado local, dado que los exportadores volvieron a ofrecer $1100 por tonelada disponible para Bahía Blanca y $950 para General Lagos. Por mercadería sin descarga para Timbúes y General Lagos los interesados propusieron 1000 pesos.

En su reporte diario, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires indicó que los consumos pagaron entre 940 y 1200 pesos por tonelada de maíz disponible, según calidad, condición, procedencia y forma de pago.

Por maíz de la nueva cosecha, con entrega entre marzo y abril, la exportación ofreció U$S 120 por tonelada en General Lagos y en San Martín, y U$S 130 para Bahía Blanca, sin cambios. En el Matba, la posición abril retrocedió un dólar y terminó la rueda con un ajuste de 122 dólares.

Casi sin cambios cerraron los precios del maíz en Chicago, dado que el efecto bajista derivado de las abundantes existencias estadounidenses fue atenuado por las compras de oportunidad, principalmente de comerciales (exportadores y engordadores). Así, la posición marzo sumó U$S 0,09 y cerró con un ajuste de U$S 145,56 por tonelada, mientras que el contrato mayo bajó U$S 0,30 y quedó con un valor de 148,71 dólares.

Respecto del trigo, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires informó que los molinos ofrecieron entre 1000 y 1400 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago.

Sin interesados por cereal “condición cámara” para entregas inmediatas, en la zona de Rosario se ofrecieron U$S 145 por cereal con ph 78 y un mínimo de 10,5% de proteína. Con las mismas condiciones de calidad, en Bahía Blanca se propusieron U$S 150/155 dólares.

En el Matba, las posiciones marzo y julio del trigo perdieron U$S 4,50 y 3,50, mientras que sus ajustes fueron de 139,50 y de 154,50 dólares.

El trigo estadounidense volvió a caer ayer y quedó en el nivel más bajo en los últimos cuatro meses. El contrato marzo y en Chicago y en Kansas perdió U$S 3,67 y 2,11, en tanto que su ajuste fue de U$S 181,06 y de 196,40 por tonelada.

 

Autor: Dante Rofi

Ligero repunte de las cotizaciones de la soja en el mercado doméstico

Las fábricas ofrecieron $2400 por tonelada para la zona de Rosario, 50 pesos más que el viernes pasado; el maíz disponible se cotizó entre 1000 y 1050 pesos por tonelada.

La soja se negoció ayer con saldo positivo en el mercado doméstico, en una jornada que careció de la habitual referencia externa de Bolsa de Chicago, inactiva por el feriado estadounidense en conmemoración al nacimiento de Martin Luther King.

Por tonelada de soja con entrega inmediata, las fábricas ofrecieron ayer 2400 pesos para las terminales próxima a Rosario, $50 más que el viernes pasado. No obstante, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) señaló que los vendedores presentes en el recinto de operaciones buscaron obtener 2450 pesos por tonelada, por lo que el volumen efectivamente negociado fue bajo.

Para el puerto de Bahía Blanca la propuesta de los compradores fue de $2330 por tonelada disponible, 30 pesos por encima del valor vigente el viernes pasado.

Acerca de la soja de la próxima cosecha, los precios se mantuvieron estables, dado que los interesados propusieron entre 235 y 240 dólares por tonelada para la zona de Rosario; 238 dólares para Bahía Blanca, y 235 dólares para Necochea.

En el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), las posiciones enero y mayo de la soja sumaron U$S 1,50 y 0,60, mientras que sus ajustes resultaron de 285,50 y de 240 dólares por tonelada.

Tras las fuertes bajas registradas por el valor de la soja en la Bolsa de Chicago durante la semana pasada, próximas al 6 por ciento, el mercado aguarda expectante por la apertura del nuevo segmento comercial. En opinión de los especialistas, hoy habrá fuerzas contrapuestas en el mercado.

Desde el punto de vista bajista, las lluvias registradas en la Argentina y la previsión de precipitaciones para las zonas productoras de Brasil que necesitan humedad. Y desde el costado alcista, la posibilidad de que los fondos de inversión especuladores y los comerciales (exportadores e industria) concreten compras de oportunidad, luego de que el valor de la oleaginosa tocó en Chicago el nivel de precios más bajo de las últimas seis semanas.

 

Maíz y trigo

Necesidades puntuales de exportadores que necesitan completar embarques posibilitaron ayer algunas mejoras puntuales de los precios del maíz en el mercado físico. En efecto, para General Lagos se ofrecieron $1000 por tonelada con entrega inmediata, $20 más que el viernes pasado. En la misma terminal se propusieron $1030 por mercadería con descarga entre el 15 de febrero y el 15 de marzo, sin cambios. También se mantuvo estable el cereal para Bahía Blanca, en 1050 pesos.

El maíz con entrega en abril se negoció a U$S 130 para Bahía Blanca y a U$S 125 para Necochea, sin cambios. Para las terminales próximas a Rosario, los exportadores también ofrecieron U$S 125 por tonelada, 5 dólares más que el viernes.

Las posiciones abril y julio del maíz en el Matba coincidieron ayer en una mejora de U$S 0,50 y en un valor de ajuste de 128 dólares por tonelada. Por segunda rueda consecutiva, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires no relevó ofertas desde el sector de consumos.

Al igual que en el caso de la soja, el maíz estadounidense concluyó la semana pasada con saldo negativo, al perder poco más del 3% de su valor. Desde hoy, los fundamentos que volverán a cobrar relevancia para la construcción de los precios serán el rumbo del precio del petróleo, dado que en su descenso afectó el escenario del etanol derivado de maíz, y la relación entre el dólar y el euro, vital para determinar la competitividad de las materias primas de los Estados Unidos y su desempeño en el mercado exportador.

También como en el caso de la soja, los operadores no descartaron repuntes ocasionales para el maíz frente a la posibilidad de que tras las bajas recientes, tanto fondos de inversión como exportadores y engordadores, aprovechen para concretar compras de oportunidad.

Respecto del trigo, en la plaza doméstica la Bolsa de Cereales de Buenos Aires informó que los molinos propusieron ayer de 970 a 1400 pesos por tonelada del cereal, según calidad, procedencia y forma de pago.

Los exportadores volvieron a ofrecer ayer $1350 por tonelada de trigo con ph 78; un mínimo de 10,5% de proteína, y entrega hasta el 27 del actual en el puerto de Bahía Blanca, sin cambios. Sin las especificaciones de calidad anteriores, la mercadería con descarga en abril sobre San Martín se negoció a 125 dólares por tonelada, sin variantes.

En el Matba, la posición marzo del trigo retrocedió un dólar y terminó la rueda con un ajuste de 138 dólares por tonelada, en tanto que el contrato julio se mantuvo estable, con un valor de 152 dólares.

El trigo estadounidense logró interrumpir el viernes pasado una racha bajista que se extendió por siete ruedas consecutivas en las Bolsas de Chicago y de Kansas, pese a lo cual terminó la semana con pérdidas del 5,50 y del 3,92%, respectivamente. Más allá del nivel deprimido de sus cotizaciones, la fuerte competencia vigente en el mercado global con los países exportadores de la Unión Europea y de la ex Unión Soviética mantendrá la suerte del cereal de los Estados Unidos atada el rumbo de la relación dólar/euro.

 

Autor: Dante Rofi

¿Cuál es el estado de los cultivos?

Según el informe semanal de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, la producción anterior estaba prevista en 11,5 M/Tns. y ahora dicho número fue revisado a 11,2 M/Tns, con rinde medio nacional de 28,2 qq/ha y un volumen parcial de 10,6 MTn.

 

Soja

La siembra nacional ya cubrió el 93,5 % de la superficie proyectada en 20.600.000 hectáreas, reflejando un progreso de solo 2,9 puntos porcentuales desde la anterior publicación, pero aún manteniendo un adelanto interanual de 2,6 puntos. A la fecha la mayor parte del área remanente de siembra se ubica en los polos opuestos de la región agrícola, mientras que gran parte de la región central se encuentra finalizando la incorporación de lotes.

Sobre el norte del país, las zonas NOA y NEA aún transitan la ventana óptima para la incorporación de cuadros. Sin embargo, los problemas en la calidad de la semilla disponible para la siembra, junto con los elevados rendimientos de indiferencia del presente ciclo, generan incertidumbre sobre el área que finalmente ocuparía el cultivo en ambas regiones. En el extremo opuesto del área agrícola, las regiones sudeste y sudoeste de Buenos Aires y sur de La Pampa están finalizando el plazo para la incorporación de cuadros y todavía resta incorporar una gran cantidad de lotes demorados por falta de humedad en superficie. En consecuencia, a pesar del avanzado progreso nacional de siembra, no se descartan posibles ajustes de superficie de cara al próximo informe.

En paralelo, los lotes de soja de primera con mayor grado de desarrollo en las regiones núcleo norte y sur, comienzan a transitar etapas críticas de formación de vainas (R3), bajo condiciones hídricas adecuadas a óptimas. En términos generales la sanidad de los cuadros es buena a pesar de la presencia de isocas en sectores de ambas regiones, del escape de malezas y de algunas enfermedades asociadas a ambientes húmedos. Hacia el oeste, sobre el centro-norte de Córdoba los cuadros más desarrollados aún transitan plena floración (R2), con buena oferta hídrica luego de las lluvias relevadas durante los días previos. Similar estado de desarrollo y oferta hídrica se relevó en lotes de primera sobre el sur de esta misma provincia.

Sobre el centro-este de Entre Ríos, las abundantes lluvias acumuladas en lo que va del ciclo generaron condiciones de excesos hídricos en varias localidades comprendidas entre Gral. Galarza, Gualeguaychú y Concordia. El anegamiento de lotes genera condiciones de anoxia radicular, podredumbre o mermas dentro del stand de plantas y la propagación de enfermedades fúngicas en varios cuadros de esta región.

Siembra soja

Maíz

La siembra nacional de maíz con destino grano comercial logró cubrir el 80,9 % de la superficie proyectada en 3.000.000 de hectáreas para la campaña en curso, permitiendo calcular un progreso de 7,9 puntos porcentuales desde nuestra anterior publicación, y reflejando un retraso de siembra de -1,9 puntos respecto de similar fecha del ciclo previo. En números absolutos ya se incorporaron más de 2,4 MHa en toda la región agrícola nacional, y más del 70 % de la superficie aún pendiente de siembra corresponde a lotes que deberán ser incorporados durante las próximas semanas en las regiones NOA y NEA. En paralelo, durante los últimos nueve días se dio por finalizada la siembra en La Pampa, el oeste, centro y sudoeste de Buenos Aires y también en la Cuenca del Salado.

Sobre las regiones núcleo norte y sur, los cuadros sembrados en fechas tempranas que presentan mayor grado de desarrollo transitan etapas de llenado del grano bajo condiciones hídricas adecuadas, y ello permite anticipar un elevado potencial de rinde sobre estos lotes. Respecto a la sanidad del cultivo, se destacó la presencia de roya en varios lotes, pero esto no afecta la buena condición que mantiene la mayor proporción de los cuadros en ambas regiones.  Similar estado de desarrollo fue relevado sobre el centro-este de Entre Ríos, con lotes que mantienen una oferta hídrica entre adecuada a óptima, lo cual permite augurar un buen potencial de rinde a cosecha.

Sobre el centro-norte de Córdoba, los cuadros implantados en fechas tempranas transitan en su gran mayoría estadíos de floración (R1) o cuaje del grano (R2), en condiciones hídricas de adecuadas a óptimas luego de las lluvias relevadas durante los días previos. Hacia el sur de la misma provincia se relevaron lotes muy afectados por el déficit hídrico que soportaron durante gran parte de las etapas vegetativas del cultivo. Pese a ello, en esta última región una importante proporción de lotes aún mantienen una condición que varía de buena a muy buena, y transitan estadíos que van desde floración (R1) hasta estado grano lechoso (R3).

Por último, hacia el norte de La Pampa y oeste de Buenos Aires, las siembras tempranas transitan etapas desde floración (R1) hasta inicios de llenado del grano (R3), reflejando una condición de cultivo entre normal y muy buena.

Siembra maíz

Girasol

A pesar de las interrupciones provocadas por las lluvias relevadas durante los últimos nueve días, se avanzó con la recolección de lotes en sectores de las regiones NEA y centro-norte de Santa Fe. A la fecha se estima que la cosecha nacional logró cubrir un 5,9 % del área apta, entregando un rinde promedio de 18,2 qq/ha, reflejando un adelanto intersemanal de 3,7 puntos porcentuales y permitiendo calcular un leve retraso interanual de -4,6 puntos. Los rendimientos hasta ahora recolectados en el núcleo productivo del NEA se ubican por encima de las expectativas iniciales, y junto con la buena condición que aún mantienen la gran mayoría de los cuadros ubicados sobre el extremo opuesto de la región agrícola, permiten proyectar una producción de 2.400.000 toneladas para el ciclo en curso.

Pese a haber recibido lluvias de moderada a baja intensidad desde nuestra anterior publicación, la cosecha en la región NEA registró un importante progreso y ello permitió elevar el rinde medio de la zona a 18,4 qq/ha, con rendimientos individuales que varían en un rango de 10 a 32 qq/ha en toda la región. Hacia el centro-norte de Santa Fe, la cosecha se encuentra demorada por abundantes lluvias registradas durante las últimas semanas, las que incluso provocaron la pérdida de lotes puntuales en sectores del margen este de la región. El avance de cosecha cubrió un 10 % de la superficie regional y el rinde medio ascendió a 16,5 qq/ha.

Hacia los núcleos productivos ubicados sobre el sur de la región bonaerense, gran parte de los cuadros implantados transitan etapas reproductivas entre botón floral y floración, manteniendo una condición que varía de buena a muy buena, a pesar de no haber registrado lluvias durante las últimas semanas. Este último factor, agravado por el aumento de las temperaturas estivales, comienza a secar los perfiles en cuadros ubicados principalmente sobre el sudoeste de Buenos Aires y sur de La Pampa. En esta zona, de no registrarse lluvias en el corto plazo, el déficit hídrico podría impactar sobre el crecimiento y desarrollo del cultivo, afectando el estado de los cuadros y provocando reducciones sobre el rinde potencial a cosecha. Por último, la condición sanitaria del cultivo es muy buena y sólo se relevaron casos puntuales de roya blanca o chinche.

Cosecha girasol

Trigo

El clima seco registrado durante los últimos nueve días sobre gran parte de la región bonaerense, permitió realizar un importante avance en la recolección de lotes. A la fecha se estima que la cosecha nacional cubrió el 95,9 % de la superficie apta, entregando un rinde medio nacional de 28,2 qq/Ha y permitiendo acumular un volumen parcial de 10,6 MTn. Junto con el importante avance relevado durante los días previos, se afianzó la tendencia a la baja en los rendimientos recolectados sobre los núcleos trigueros del sudeste y sudoeste de Buenos Aires y sur de La Pampa, regiones que en conjunto contribuyen con más del 33 % de la superficie triguera del país. Como consecuencia de esta reducción del rendimiento recolectado versus la expectativa que mantenían ambas regiones, la proyección de producción nacional se ajusta al presente informe a 11.200.000 toneladas para la campaña aún en curso, cifra que se ubica un 2,6 % por debajo de nuestra primer proyección (11,5 MTn hasta el 30/12/14), pero aún se mantiene en un 10,9 % por encima de la producción registrada durante el ciclo previo (Producción 13/14: 10,1 MTn).

Puntualmente sobre la región sudeste de Buenos Aires, luego de registrar un importante progreso de cosecha, el rinde promedio se ubicó en 38,1 qq/ha. Esta productividad supera levemente el rinde medio de las trece campañas previas (2001/02 al 2013/14: promedio de 36 qq/Ha), pero se mantiene 10 qq/Ha por debajo al máximo histórico de la región. Por otra parte, el actual promedio de rinde refleja un merma de -4 qq/ha en relación a las expectativas previas al inicio de cosecha, y ello se debe en gran medida a las elevadas temperaturas registradas durante invierno, junto con el lavado de suelos luego de las frecuentes y abundantes lluvias relevadas en la región durante gran parte del año.

Similar es el caso en la región sudoeste de Buenos Aires y sur de La Pampa, con la diferencia de registrar una menor brecha entre el rinde actualmente recolectado (27,1 qq/ha) y la expectativa previa al inicio de cosecha (29 qq/ha). En paralelo, el común denominador en ambas regiones también fueron los problemas en la calidad de los granos recolectados.

Por último, sólo restan trillar 160 mHa aproximadamente, ubicadas casi en su totalidad sobre el centro y sur de Buenos Aires. Dependiendo de las condiciones climáticas de los próximos días, no se descarta la posibilidad de dar por culminada la campaña de cara al próximo informe.

Cosecha trigo

Cebada

Damos por finalizada la cosecha de cebada cervecera a nivel nacional. El buen clima registrado durante las últimas semanas sobre el sur de la región agrícola, ha permitido que la trilla progrese con fluidez.

En números absolutos se recolectaron 790 mHa a nivel nacional, entregando un rinde medio de 36,1 qq/Ha. De este modo, la producción total asciende a las 2.850.000 toneladas. Esta producción consolida una caída de 950 mTn en comparación a la campaña 2013-14. Las principales variables que explican esta disminución productiva son la caída de -28 % en el área sembrada, las pérdidas de superficie que triplicaron las registradas durante el ciclo previo, y un rinde promedio nacional 8,4 % inferior al de la campaña pasada.

Tomando como base la provincia de Buenos Aires y el este de La Pampa, en donde se concentra más del 90 % de la siembra de cebada, podemos explicar la mayor parte de este desempeño productivo. La región Sudeste de Buenos Aires presentó para esta campaña condiciones climáticas adversas, con presencia de excesos hídricos durante gran parte del ciclo del cultivo. Abundantes lluvias, que impidieron incorporar el cultivo en ambientes bajos, generaron pérdidas sobre la franja costera del sur bonaerense, aunque también de forma puntual sobre el continente. En paralelo, este mismo factor provocó una disminución del nitrógeno disponible para el cultivo, debido al lavado de los suelos. Al mismo tiempo, desmejoraron la situación de los caminos rurales, entorpeciendo las labores de re-fertilización y aplicación de fitosanitarios.

Gráfico cebada

Mismos factores también generaron problemas hacia la zona Centro de Buenos Aires, aunque con menor magnitud que en las regiones mencionadas anteriormente. En contraposición, las regiones Norte de La Pampa–Oeste de Buenos Aires y Sudoeste de Buenos Aires-Sur de La Pampa, recibieron durante este ciclo precipitaciones por encima de los promedios zonales. En algunos sectores de estas regiones, el régimen hídrico suele ser una limitante a los rendimientos, por lo cual estas lluvias posibilitaron la obtención de mayores productividades en relación a un año típico. El caso más destacable fue el de la región Sudoeste de Buenos Aires–Sur de La Pampa, en el cual el rendimiento promedio se ubicó un 27 % por encima del registrado en el ciclo previo.

Finalmente, cabe mencionar que este es el segundo año consecutivo con una caída marcada en el área implantada, a lo cual se le suma el factor climático, el cual empeoró el desempeño de la principal región productora.

Cosecha cebada

 

Fuente: Bolsa de Cereales de Buenos Aires

 

Crean un sistema para transparentar el comercio de granos

Lo desarrollaron las bolsas y el Gobierno. El sistema apunta a transparentar la información sobre los negocios en el mercado de granos; se pueden comparar precios.

El Gobierno aprobó un sistema diseñado por las bolsas de cereales y mercados de futuros del país que apunta a transparentar la información sobre los negocios en el mercado de granos.

Se trata del Sistema de Información Obligatorio de Granos (Siogranos), creado para canalizar de manera electrónica la información de todas las operaciones de compraventa y canje de cereales.

Con la resolución conjunta 208 y 628 del 10 de julio pasado, y sus modificatorias 299 de la Secretaría de Agricultura y 630 de la Comisión Nacional de Valores (CNV), ambos organismos establecieron que los negocios, desde el mercado disponible hasta las transacciones directas, se registren de manera obligatoria en un sistema informático nacional.

En este contexto se hizo Siogranos, que tiene la página de Internet www.siogranos.com.ar y fue desarrollado por las bolsas de cereales y los mercados de futuros del país. El sistema permite que los productores y el público en general puedan conocer, entre otros ítems, producto, volumen, precio, condición de pago y calidad por puerto o región.

La Secretaría de Agricultura y la CNV dieron el visto bueno a ese sistema y ordenaron que los compradores y corredores de granos se den de alta ante las bolsas de cereales y declaren todas las operaciones.

En rigor, el sistema se encuentra operativo desde el lunes pasado. En la web de Siogranos hay un campo para realizar el alta de las operaciones, otro para conocer las operaciones informadas y un tercero para que se detallen precios de referencia por producto.

El operador ya puede ingresar al rubro “Alta de operaciones” con un CUIL y contraseña. No obstante, las secciones “Precios de referencia” y “Operaciones informadas” aún se encuentran “en construcción” en la página web. Esto es porque, por más que el sistema esté habilitado, se fijaron diversos plazos previos a la carga obligatoria de la información.

De acuerdo con fuentes de la Secretaría de Agricultura, ahora y hasta el 16 de enero los compradores se pueden dar de alta en Siogranos, ante las bolsas y los mercados. Además, hasta el 31 de este mes podrán declarar en forma retroactiva todas las operaciones que concierten entre el 1º de enero y el viernes 30 inclusive. Luego, desde el 1º de febrero será obligatorio cargar todas las operaciones online.

El nuevo sistema podría ayudar a los productores a que se transparenten los negocios en el mercado de trigo, en un momento donde hay fuertes cuestionamientos a exportadores y molinos por pagar menos de lo que deberían. Esta situación ocurre, en realidad, porque el Gobierno interviene los mercados y cierra la competencia entre ambos actores. Por lo menos, el Siogranos dejaría en evidencia los precios abonados.

En forma simultánea al Siogranos, Agricultura pondrá en marcha un mapa de calidad de granos con laboratorios oficiales que podrían participar de la iniciativa. Esto ayudaría a los productores a negociar mejor los precios cuando tengan producción de mayor calidad.

 

Fuente: La Nación

Una parte no es toda la verdad

La Sociedad Estadounidense del Cáncer y otras instituciones de carácter mundial reportaron que el 90 por ciento de los casos de cáncer conocidos tienen un origen indiscutible.

La información que circula sobre la relación entre salud y exposición a los agroquímicos genera enorme preocupación en muchas comunidades en las que conviven lo rural y lo urbano.

Muchos vecinos de nuestra provincia y de gran parte del país miran con preocupación informes periodísticos en los que les dejan entrever que están viviendo en zonas o ciudades donde los químicos de uso agronómico producen un aumento de distintos tipos de cáncer.

Sin quitar gravedad a esa posibilidad, la intención de este trabajo es contrastar esa hipótesis con otros datos, para que cada lector pueda sacar su conclusión.

En primer lugar, la Sociedad Estadounidense del Cáncer y otras instituciones de carácter mundial reportaron que el 90 por ciento de los casos de cáncer conocidos tienen un origen indiscutible. Así, el 30 por ciento de los casos comprobados de cáncer se relacionan con el tabaco; el 35 por ciento, con el estilo de vida (mala alimentación, baja calidad de agua, sobrepeso, falta de actividad física, estrés, entre otros); el 15 por ciento, con enfermedades virales (hepatitis B, C, papiloma virus, por ejemplo), y el 10 por ciento, con la herencia familiar.

Es decir, que se atribuye a causas ambientales el 10 por ciento de la casuística de cáncer. Entre esas causas ambientales se computan las sustancias químicas utilizadas en el hogar o en el trabajo, además de las que nos llegan por el aire. En este apartado, se incluyen también los químicos de uso agronómico.

Un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de este año señaló que la exposición a la contaminación atmosférica –consecuencia de contaminantes vertidos por el transporte (combustión fósil), producción de energía, gestión inadecuada de desechos (quemas a cielo abierto) y la industria pesada– puede generar enfermedades.

La OMS también sostuvo que “la contaminación del aire interior en los hogares es el cuarto factor de riesgo más importante para la reducción de la esperanza de vida, por detrás de la mala alimentación, la hipertensión y el cigarrillo”.

Además, vale mencionar que ­diversos médicos oncólogos, especialistas en esta patología, vienen asegurando que no figura en las agendas de debate la posible relación directa entre químicos de uso agronómico y aparición de cáncer, en ninguno de los congresos y convenciones de nivel mundial que tuvieron lugar en los últimos años.

Ni siquiera en zonas donde el agua del subsuelo presenta concentraciones de arsénico muy elevadas –compuesto considerado por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (Iarc) como cancerígeno tipo 1– se puede inferir que el aumento de esta enfermedad se deba a ello. Para poder afirmar algo así, sería necesario un estudio mucho más profundo realizado por especialistas.

 

No son los únicos

Quienes hablan de la exposición a productos químicos de uso agronómico omiten señalar que no son los únicos a los que estamos expuestos. De hecho, muchos productos de uso agropecuario tienen una vasta aplicación fuera del ámbito rural y con exigencias de manipulación, uso y comercialización muy diferentes. Esos químicos están presentes en remedios, en productos para el hogar, en el control de plagas urbanas, entre otros usos.

Para ejemplificar esta afirmación, vale señalar que tres químicos de uso agropecuario (dos de ellos prohibidos en su uso rural por ser altamente peligrosos) fueron per­mitidos en la composición de productos para combatir la pediculosis; es decir, en productos que se aplican directamente sobre la cabeza de nuestros hijos.

El lindano (HCH, hexaclorociclohexano) es el primero de ellos. Es 
un producto prohibido para su uso agronómico y veterinario desde hace más de 25 años, junto al resto del grupo de los clorados (DDT, aldrin, dieldrin). En nuestro país, una denuncia presentada por mí ante el defensor del Pueblo de la Nación motorizó su prohibición -como piojicida a partir del 1° de febrero de 2011. Su peligrosidad radica en que se deposita en sangre, leche y grasa de los seres vivos. En trabajos de experimentación, se ha encontrado que es cancerígeno en varios animales. Uso agronómico: 0,1 por ciento; uso como piojicida: uno por ciento.

El mercaptotión (malathion) es el segundo. Se trata de un producto prohibido y con marcadas restricciones en su uso agronómico, pero hasta agosto de 2012 usado para combatir los piojos, pese a que la Fundación para la Defensa del Ambiente (Funam) y la Cátedra de Biología Evolutiva Humana de la Universidad Nacional de Córdoba habían presentado en 2000 un trabajo sobre los riesgos sanitarios y ambientales del mercaptotión. Fue ­definido como “cancerígeno, mutagénico, que genera anomalías cromosómicas y altera el desarrollo embrional y fetal del ser humano. También es teratogénico (genera malformaciones)”. Uso agronómico: 0,1 por ciento; uso como piojicida: 0,25 por ciento.

La permetrina es el tercero. Es un insecticida de amplio uso agropecuario, pero también es uno de los químicos más usados como piojicida y se lo utiliza en solución del uno al cinco por ciento. Uso agronómico: 0,09 por ciento; uso como piojicida: hasta cinco por ciento.

 

Y hay más

Si con esos tres ejemplos no bastase, hay que añadir que para el control de plagas en zonas urbanas y en el hogar (moscas, mosquitos, cucarachas, roedores), en distintos comercios podemos encontrar una gran variedad de productos de venta libre (D-tetrametrina, tetrametrina, cipermetrina, D-aletrina, ciflutrina, esbiotrina, transciflutrina, permetrina, clorpirifos, imidaclopid, DDVP). Varios de ellos son clasificados por la Ley de Agroquímicos de la Provincia de Córdoba como clase II; y hasta clase Ib, y se prohíbe su uso agronómico a menos de 500 metros de zonas urbanas en aplicación terrestre, y a menos de 1.500 metros en su aplicación aérea.

Como pueden deducir, el mundo químico al que estamos expuestos es mucho más amplio y variado que en su uso agronómico, por lo que la educación y la responsabilidad entre quienes los usan son fundamentales para disminuir los riesgos de que puedan acarrearnos una enfermedad, sea en el campo, en la ciudad o en nuestro propio hogar.

 

Autor: Fernando Manera (Bioquímico)

Fuente: La Voz del Interior

Alerta roja en la soja de segunda por el Amaranthus

Las pérdidas de rinde por la falta de control de esta maleza pueden ser totales, ya que compite con el cultivo por los recursos y, en casos extremos puede impedir la cosecha por su gran porte y grueso tallo leñoso.

Las luces rojas de alarma se encendieron en distintas regiones en las que se siembra la soja de segunda por la aparición del yuyo colorado o Amaranthus, una maleza que no da tregua si es mal manejada, además de generar numerosas complicaciones, hasta provocar significativas pérdidas de rendimiento, hasta el punto de volver inviable la cosecha.

Para su manejo, se recomienda la rotación de cultivos y el uso de herbicidas, no solo en busca de eficacia, sino de un manejo anti-resistencia. Ello implica incluir herbicidas con diferentes modos de acción en cada una de las intervenciones: barbecho, pre-emergencia y post-emergencia.

En las últimas semanas comenzaron a incorporarse en diferentes zonas del país los primeros lotes de soja de segunda. Si bien en muchos casos se realizaron antes barbechos eficientes para sembrar sin malezas, lo cierto es que algunas especies son difíciles de manejar, entre las que se destaca el Amarantus sp., vulgarmente conocida como “yuyo colorado”, resistente a glifosato y a herbicidas inhibidores de la enzima ALS en simultáneo.

Según explicó el ingeniero Raúl Moreno, del área de Desarrollo de Herbicidas de Syngenta para Latinoamérica Sur: “El Amaranthus sp. es una maleza de hoja ancha que posee una elevada capacidad de producir semillas, unas 400 o 500 mil semillas por planta, aunque en ocasiones se han contado más de un millón de semillas en plantas aisladas, lo que da una idea de la capacidad reproductiva de esta especie.

Por otro lado, del 50 al 70 por ciento de esas semillas germinan, lo que le da una gran viabilidad. Además, por tratarse de una planta C4, posee una alta eficiencia fotosintética, con gran producción de biomasa. A ello se suma que tiene una muy buena adaptación a suelos de baja fertilidad. Todo esto la convierte en una planta con una muy alta capacidad competitiva, con mejor desempeño en condiciones de alta temperatura, radiación y baja humedad”.

 

Qué hacer con esta maleza en el campo

Las cabeceras de los lotes, son en general el sector donde se detecta la presencia de una mayor densidad de Amaranthus, por lo que se recomienda un monitoreo exhaustivo en esa parte del lote.

“Para esta maleza en soja de segunda, aconsejamos el control total de maleza antes de la siembra utilizando Gramoxone o Cerillo. De esa forma comenzamos con el lote limpio de Amaranthus. Luego pueden utilizarse herbicidas pre-emergentes, tales como Dual Gold, ya sea de manera individual o en combinación con otros pre-emergentes de distinto modo de acción.

Si hubiera escapes a los tratamientos pre-emergentes, se recomienda complementar con una aplicación post-emergente del herbicida Flex. El tamaño ideal de control con Flex es con Amaranthus de 3 a 5 centímetros, utilizando altos caudales de agua (100-150 litros por hectárea). Utilizar dosis adecuadas a las condiciones ambientales y agregar un surfactante no-iónico. Con plantas de más de 5 centímetros hay mayores probabilidades de rebrote”, afirma Raul Moreno.

Las pérdidas de rinde por la falta de control de esta maleza pueden ser totales, ya que no solo compite con el cultivo por los recursos, sino que en casos extremos puede impedir la cosecha por su gran porte y grueso tallo leñoso. En casos intermedios, origina rotura de cuchillas, aumento de pérdidas por cola e incremento de humedad en grano.

En definitiva, para todas las malezas difíciles, Syngenta propone dos medidas básicas: por un lado, la rotación de cultivos, por ejemplo, con la incorporación de maíz o cultivos de cobertura o cereales de invierno; y, por otro lado, la rotación de modos de acción. El conocimiento del modo de acción del herbicida es indispensable a la hora de rotarlos o combinarlos, ya que no siempre distintos herbicidas implican distintos modos de acción en la maleza.

 

Fuente: Noticias AgroPecuarias

Constitución de la Comisión de Suelos del CIAPC

El Colegio de Ingenieros Agrónomos de la Provincia de Córdoba (CIAPC) resolvió conformar la “Comisión de suelos” cuyo objetivo principal es generar un espacio de análisis, debate y propuestas a las problemáticas relacionadas con la degradación de los suelos y promover la conservación de los mismos dentro del territorio de la provincia de Córdoba.

Esta Comisión surgió debido a la preocupación de los profesionales agrónomos por el creciente avance en la degradación en los suelos de la provincia. En función de su tarea profesional, los ingenieros agrónomos recorrieron todo el territorio rural de la provincia, realizando muestreos, análisis de suelos y ensayos, entre otras actividades, las cuales les permiten evaluar el pasado y presente de nuestros suelos productivos y evidenciar una creciente degradación de los mismos en donde no se realizan los manejos adecuados.

Las causas de esta problemática que avanza preocupantemente son diversas, estando generalmente vinculadas a los manejos llevados a cabo sin la intervención del ingerio agrónomo para un correcto asesoramiento profesional; y la falta de obras a nivel tanto regional como predial que coadyuven a la mitigación del impacto ambiental negativo que generan los sistemas productivos.

En resumen, se exige cada vez más a los suelos, acelerando los procesos de degradación de los mismos; agotando las reservas de los nutrientes disponibles para los cultivos con la consecuente acidificación, impermeabilización, reducción de la materia orgánica, salinización, compactación, formación de cárcavas, voladuras de suelos, cambios en el natural flujo del agua y contaminación de napas. Todas estas consecuencias repercuten no solamente en la producción con la consiguiente reducción de la capacidad económica de la empresa agropecuaria y de la región, sino que también perdemos recursos naturales a futuro.

Hoy debemos considerar que es una obligación primordial el trabajo conjunto de productores, profesionales y Estado para conservar suelos que aún no se han degradado y recuperar aquellos que estén entrando en procesos de degradación; y de la sociedad en su conjunto como veedores del estricto cumplimiento de las leyes.

Es en base a esto que se plante la construcción de líneas de trabajo que apunten a:

  1. Elaborar un diagnóstico preciso de la situación de los suelos a nivel provincial.
  2. Impulsar la implementación de medidas preventivas y correctivas que apunten a lograr la sustentabilidad en materia de suelos
  3. Impulsar la Implementación de la legislación vigente.

Para ello convocan a todos los sectores involucrados a conformar grupos de trabajo que conduzcan a la construcción de estas tareas.

Los interesados comunicarse con:

onaldocandelero@lafrancia.com.ar

pablomasciangelo@yahoo.com.ar

jorgeatela@arnetbiz.com.ar

prensaydifusion@ciacordoba.org.ar

 

Fuente: CIAPC

Cómo evitar la compactación del suelo en siembra directa

Investigadores de la FAUBA advirtieron sobre problemas de infiltración que presentan suelos de la región pampeana manejados con el sistema de labranza cero, y recomendaron una serie de prácticas que permitirían revertir la situación.

Un estudio de la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA) advierte sobre los problemas de compactación que presentan muchos suelos agrícolas manejados con siembra directa en la región pampeana, y sostiene que la situación podría revertirse con prácticas de manejo que incluyen cultivos de cobertura, el uso de descompactadores y el control del tránsito de maquinaria.

“El reemplazo de labranza convencional por la siembra directa resultó en un mejor control de la erosión, en la conservación del agua, un ahorro de tiempo operativo y una reducción del uso de combustibles fósiles”, afirmó Carina Álvarez, profesora adjunta de la cátedra de Fertilidad y Fertilizantes de la FAUBA. No obstante, explicó que el sistema de labranza cero también propició la compactación superficial de los suelos y afectó, en varias situaciones, la infiltración, fundamentalmente en texturas limosas y en lotes sometidos a un alto tránsito.

Álvarez se refirió a los resultados de su investigación recientemente publicada, donde se evaluó la calidad de los suelos en 45 sitios de la Pampa Ondulada: “Uno de los hallazgos más importantes fue que encontramos una interacción entre la textura de los suelos y el manejo con la tasa de infiltración”, dijo.

Blog-Cómo-evitar-la-compactación-del-suelo

En este sentido, sostuvo que “podrían esperarse mejoras en la tasa de infiltración en los suelos francos bajo siembra directa, pero no así en los suelos franco-limosos y franco-arcillo-limosos”, debido a la mayor presencia de estructuras laminares superficiales.

Para avanzar en la comprensión de este fenómeno, los investigadores de la FAUBA evaluaron una serie de lotes con suelos limosos que diferían en los años bajo siembra directa, en los cultivos antecesores y en su contenido de materia orgánica, delimitados por áreas de mayor y menor tránsito.

En el centro del lote (donde los suelos tienen menos tránsito) y en aquellos que tenían el doble cultivo trigo-soja de segunda como antecesor, se encontró una menor frecuencia de láminas y una mayor estructura granular. Como contrapartida, las cabeceras de los lotes mostraron una mayor presencia de estructura laminar y de mayor espesor, independientemente del cultivo antecesor. “Esta situación lleva a considerar al tránsito como un factor adicional que favorece el desarrollo y persistencia de este tipo de estructura”, sostuvo Álvarez.

Buenas prácticas

La investigadora de la FAUBA recomendó monitorear el estado de los suelos en siembra directa y, ante la presencia de compactación, aplicar una serie de prácticas tendientes a revertir la situación, tales como la siembra de cultivos de cobertura que aseguren la presencia de raíces vivas durante todo el año, el uso de descompactadores y medidas preventivas como el control del tránsito agrícola.

“Los cultivos de cobertura reducen la compactación del suelo e incrementan la macroporosidad, facilitando la infiltración y la aireación. Además, si las raíces son capaces de atravesar capas compactas, podrían constituir una alternativa para regenerar la estructura, sin necesidad de recurrir a la remoción del suelo”, dijo Álvarez.

Asimismo, propuso el uso de descompactadores debido a que en 12 ensayos realizados durante tres campañas sobre el cultivo de maíz, esta práctica permitió mejorar siete veces la tasa de infiltración al momento de la siembra. En estos suelos, que fueron descompactados entre 30 y 118 días previos a la implantación, el rendimiento del maíz aumentó 6,2%, aunque -indicó la investigadora- “el efecto es de corto plazo”.

Por último, Álvarez destacó que la compactación puede ser evitada si se reduce el tránsito de maquinaria con el suelo húmedo o disminuyendo la presión que ejercen los neumáticos.

 

Fuente: FAUBA

3 tips para manejar Amaranthus Palmeri

Controlar al “Colorado” es el desafío de esta campaña. Existen algunas recomendaciones prácticas para poner en juego a tiempo.

En días pasados, el Coordinador de la REM Aapresid, Martín Marzetti afirmaba que el Yuyo Colorado sería la maleza sobre la que hacer foco en esta campaña: “Como lo fue hace un tiempo Rama Negra, en esta oportunidad, la amenaza es Yuyo Colorado. No es que Rama Negra haya desaparecido, sino que aprendimos a manejarla”. La particularidad proviene de que esta vez estamos frente a “una maleza mucho más agresiva y rápida, que necesita mayor monitoreo y planificación”. En tal sentido, bien vale recoger una serie de tips que ayuden a manejar al “Colorado”, si no a controlarlo.

Amaranthus Palmeri. Hablamos de una especie de maleza que debe ser sesuda y cuidadosamente manejada; simplemente intentar controlar Amaranthus Palmeri suele llevar a aplicaciones ineficientes de herbicida, pérdidas sustanciales de cultivo e infestaciones de malezas aún más crudas. Un Amaranthus Palmeri ignorado o inefectivamente manejado puede reducir lotes de maíz y soja a cero.

Lo cierto es que la amenaza de Amaranthus Palmeri durante el 2014 ha sido muy real a lo largo de vastas zonas productivas de EEUU, tanto como de nuestro país. Como disertante destacado de la pasada jornada de expertos convocada por ADAMA/ Maleza Cero, Dave Feist, Development Leader de Adama USA, fue el testigo presencial perfecto de las similitudes entre las malezas resistentes a glifosato en USA y Argentina. Amaranthus ocupó el lugar central de su ponencia. Allí afirmó que “en EEUU, el 75% de los productores dicen tener un problema de resistencia de malezas a glifosato. Y entre ellos, más de la mitad está hablando de Amaranthus”.

Por su parte, Phil Westra apuntó que “el glifosato ya no volverá a controlar al Amaranthus Palmeri”, por lo que hacer caso omiso de las recomendaciones disponibles es la llave.

Tips. Las presentes recomendaciones de manejo de maleza fueron desarrolladas en relación a las características de algún modo únicas del Amaranthus Palmeri. La meta de estos tipos es reducir el potencial del “Yuyo Colorado” en su impacto negativo en los lotes cultivados y reducir la producción de semillas que, a la larga, aumenta el banco en el suelo y perpetúa la especie.

  • La prevención es preferible a la erradicación. La prevención se refiere a usar tácticas que prevengan la introducción de semillas de malezas, así como su producción. Los múltiples modos en que las semillas de Amaranthus se pueden transportar, hace extremadamente desafiante la prevención de introducción de semillas. Una vez que la población de Amaranthus Palmeri se establece, utilizar cualquiera y todas las tácticas de prevención de producción de semillas es de crucial importancia.
  • No es poco común que el costo de los herbicidas anuales se eleve al doble una vez que Amaranthus Palmeri está establecido. Simplemente no existe ningún herbicida foliar o de suelo que provea suficiente control de Amaranthus Palmeri durante toda la temporada. Al menos de 3 a 5 aplicaciones de herbicidas por temporada de crecimiento son requeridas allí donde el “Yuyo Colorado” está establecido.
  • El control de Amaranthus Palmeri no debería ser menor al 100%. En otras palabras el nivel de tolerancia con esta especie extremadamente competitiva e invasiva es cero. Las plantas femeninas de Amaranthus Palmeri producen tremendas cantidades de semillas y, en menos de 5 años, unas pocas plantas sobrevivientes pueden producir suficiente semilla para cambiar completamente el espectro de malezas en un lote en particular. Empezar limpio y seguir limpio. Esa es la clave.

 

Fuente: ADAMA/ Maleza Cero