Ingenieros agrónomos, de héroes a villanos

El incremento del número de ingenieros agrónomos es uno de los acontecimientos más importantes que le pasaron a la provincia de Córdoba.

Los ingenieros agrónomos fuimos y somos protagonistas de una etapa histórica de crecimiento rural en esta provincia y estamos felices por ello.

Participamos en todos los frentes, investigando en el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), universidades y empresas privadas, enseñando en secundarios agrotécnicos y universidades, y trabajando en empresas privadas de producción y de servicios. Y también desde el Ministerio de Agricultura, participando en la definición de políticas agropecuarias.

Hoy podemos decir orgullosos que hay ingenieros agrónomos en todos los pueblos de las zonas productivas. La sociedad, en su conjunto, se benefició a través de la generación de trabajo por parte de la industria agroalimentaria y de la fabricación de maquinaria agrícola.

En la provincia de Córdoba, destacada por la producción agropecuaria, la carrera de Agronomía recién se inició en 1966, con la creación de las facultades de Ciencias Agropecuarias en las universidades Nacional y Católica de Córdoba, y continuó luego Río Cuarto (1971) y, finalmente, Villa María.

En 1972 nos graduamos los primeros ingenieros agrónomos y fuimos los que iniciamos un período de crecimiento en la cantidad y calidad de productos agropecuarios, granos de cereales, oleaginosas, carnes, lácteos, frutas y hortalizas.

Creció también la superficie forestada y se fomentó la conservación de los recursos naturales de interés productivo, lo que quedó de manifiesto en la Ley Provincial de Conservación y Prevención de la Degradación de los Suelos (8.936).

Se trabajó y se avanzó muchísimo en disminuir el impacto ambiental por el uso de agroquímicos, cambiando productos tradicionales por otros de menor toxicidad y un mejor uso.

Nuevamente los ingenieros agrónomos nos responsabilizamos y ello quedó explicitado en la Ley Provincial de Agroquímicos (9.164).

En la actualidad, percibo que existen en parte de la sociedad opiniones contrarias a nuestro proceder. Obviamente, debemos estar atentos a estas opiniones, porque nunca uno tiene toda la verdad.

Pero son inaceptables las opiniones de aquellos que nada conocen del tema, que apelan a comentarios infundados o con dudoso fundamento, que apuntan más a exaltar sentimientos que a brindar conocimientos, que no valoran lo hecho y aseguran que es un suicidio continuar el camino iniciado.

Disiento totalmente con estas opiniones y, si bien creo que siempre se puede mejorar para el mayor bienestar colectivo, estoy convencido de que lo que hacemos es para que la comunidad disponga de los mayores beneficios y de los menores perjuicios.

Sin duda alguna, el incremento del número de ingenieros agrónomos es uno de los acontecimientos más importantes que le pasaron a la provincia de Córdoba.

 

Autor: Ing. Agr. Oscar Melo

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *