Control de parásitos internos en invernada: entre el exceso de lluvias y la resistencia a los antiparasitarios

En el informe se advierten las condiciones climáticas -agravadas en estas semanas- que propician dificultades para el control de parasitosis gastrointestinal de los terneros. A la vez se advierte la creciente resistencia a antiparasitarios.

En la región pampeana central, durante marzo y abril las condiciones climáticas suelen ser muy favorables para el desarrollo de la parasitosis gastrointestinal de los terneros. Cuando el control es deficiente, ocurre una importante multiplicación de las poblaciones parasitarias en los primeros meses de invernada. El exceso de precipitaciones de fines del verano, genera niveles de contaminación de las pasturas y animales excepcionalmente altos y demanda particular atención para el control.

El examen, que continúa basado en el uso de drogas antiparasitarias, enfrenta hoy la dificultad de alcanzar niveles de eficacia compatibles con altos estándares de productividad sin caer en un exceso de desparasitaciones. Esta restricción está dada por la creciente resistencia de los parásitos a los antiparasitarios, que impide obtener resultados satisfactorios al aplicar determinadas drogas de uso masivo y genera complicaciones en el manejo y problemas productivos en los rodeos de los sistemas afectados.

El desafío de alcanzar eficacia y sustentabilidad en el control, requiere asesoramiento profesional para evaluar si el sistema tiene resistencia a los antiparasitarios que utiliza y elaborar una intervención adecuada a sus necesidades. En la práctica, esto se resume en: 1) evaluar la eficacia de los tratamientos realizados y 2) hacer un seguimiento planificado de las tropas mediante el sencillo análisis de materia fecal y decidir la aplicación de los antiparasitarios según los resultados y el manejo.  El uso de los antiparasitarios sin conocimiento de las condiciones de parasitosis de los animales y de sus eficacias conduce inevitablemente a la generación de resistencia hacia una o más drogas y a menor productividad por ineficacia de los tratamientos.

Para tener en cuenta:

  • El actual exceso de lluvias posibilita un mayor nivel de parasitosis durante el inicio del otoño en los sistemas pastoriles.
  • Es imprescindible la participación del asesor veterinario en el planteo de control.
  • En sistemas pastoriles y a corral, es necesario conocer  la eficacia de los antiparasitarios en uso.
  • En los planteos pastoriles, se recomienda el control con seguimiento basado en análisis de materia fecal.
  • El desmanejo de los antiparasitarios lleva rápidamente a la generación de resistencia y de pérdidas productivas.

 

Autor: Carlos Oscar Descarga (EEA Marcos Juárez)

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *